Hospitalización Domiciliaria


Poco tiempo después de la operación, te fuiste a intermedio donde podíamos estar más tiempo contigo y ahí comenzamos a ver como sería tu vuelta a casa.


Nos hablaron de la posibilidad de irnos con hospitalización domiciliaria, a mi eso me dio bastante nervio, me imaginaba a mucha gente entrando y saliendo todo el tiempo de nuestra casa, no sabía cómo se lo tomarían los otros niños, si los confundiría, o si les molestaría...


Lo tuvimos que analizar con nuestra isapre, y viendo que era lo mejor y además lo más conveniente (nos cubría el mismo porcentaje que en la clínica pero con un costo mucho menor, además de que estarías menos expuesta a virus e infecciones y podríamos estar al fin todos juntos como familia), pusimos en marcha el plan y el 25 de enero te trajimos a la casa.

Te hicimos una gran bienvenida, queríamos que aunque tu no lo notaras, tus hermanos se dieran cuenta que era un día de gran alegría y celebraran con nosotros; decoramos la casa con "Bienvenida Elena", vinieron tus abuelos, comimos cosas ricas, de verdad fue un día muy alegre.


En cuanto a mis temores de la cantidad de gente que daría vueltas por la casa, al principio fue más, todas las enfermeras y enfermeros pasaban a verte cada día, estabas con tres técnicos que se turnaban para estar contigo por día, y los kine respiratorios que también venían a controlarte todos los días. Después de unas semanas comenzaron a venir también fonoaudiólogo y kine motor, para continuar con tus terapias, ya que sino habríamos tenido que llevarte todos los días a tus sesiones.

Ahora que llevamos casi un año desde que empezó la primera hospitalización domiciliaria, estoy feliz de tener esta opción, se que no todos pueden optar a tenerla, pero si tienen la posibilidad, yo lo recomiendo desde mi experiencia.


Los otros niños no se cuestionaron el que viniera tanta gente, conversaban con todos, y hasta el día de hoy, juegan y los ven como parte de la casa, y a nosotros nos da la posibilidad de hacer otras cosas, salir con los hermanos, o estar con todos, sabiendo que la Elena está siendo atendida especialmente, estando incorporada a nosotros (a diferencia de cuando estaba en la clínica, que debíamos estar o con ella o con sus hermanos).


Pilar Valdivieso, mamá de Elena, Hipoplasia Ventrículo Izquierdo.

50 vistas